Publicado: 10 de Mayo de 2017

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dado la razón a un colectivo de trabajadores ante la negativa de la empresa de instalar en su centro de Baracaldo un comedor.

Como opción, se ofrecía por parte de la empleadora, la puesta a disposición de máquinas expendedoras automáticas de comida preparada. El recurso diario a este tipo de alimentación no garantiza una dieta sana, equilibrada y variada como la que está obligada a procurar la empresa.